viernes, enero 28, 2005


una hoja cuyo rabito se ha salvado de la congelación

Los discursos de Pelluch