martes, marzo 08, 2005


Feliciten a su vieja. Nada más que decir.

Los discursos de Pelluch