domingo, marzo 06, 2005


Tenían más hambre que el perro de un ciego!

Los discursos de Pelluch