domingo, julio 17, 2005


Caos general, pero se aprecia el éxito con las mujeres de Esparde

Los discursos de Pelluch