domingo, julio 17, 2005


Esparde imitando a Esparde en una de las grandes anécdotas ingenieriles. Muy grande

Los discursos de Pelluch