domingo, julio 17, 2005


Pero que coqueto el Palen, madre mía!

Los discursos de Pelluch