domingo, julio 17, 2005


Sí somos así de guapetones es porque siempre tenemos nuestra calculadora en digrits.

Los discursos de Pelluch