domingo, julio 17, 2005


Un brindis con Potasio, que es un gran sentimental

Los discursos de Pelluch