domingo, julio 17, 2005


Una especie de promesa. Observemos la maldad en los ojos de Daniel...

Los discursos de Pelluch