domingo, septiembre 25, 2005


Bebía sangría toda la noche, pero eso no le impidía ser Elena

Los discursos de Pelluch