domingo, septiembre 25, 2005


Por mucho que se chillen por el skype, se quieren

Los discursos de Pelluch