lunes, noviembre 28, 2005


SI, es LA BOTELLA. Esa que siempre abrimos metafóricamente. Yo creo que para la próxima fiesta deberíamos abrir una al menos. O para cuando nos graduemos.

Los discursos de Pelluch